Green Marketing ¿el futuro del POSICIONAMIENTO?

Green Marketing ¿el futuro del POSICIONAMIENTO?

Cada vez es más común que los consumidores decidan revisar las etiquetas antes de comprar un producto, así como buscar en internet lo que se dice de una empresa en medios de comunicación y redes sociales. Encontrar iniciativas de la marca que se relacionen con el cuidado del medio ambiente es uno de los factores más determinantes para ganar su confianza y fidelidad.

De acuerdo con un estudio realizado por Nielsen, el 66% de las personas está dispuesto a pagar un precio mayor por un producto que está comprometido con la generación de un impacto social y un ambiente positivo. Cabe destacar que no solamente se trata de consumidores millennials, como se ha recalcado, sino que un porcentaje alto de las generaciones anteriores, es decir los Baby Boomers y la generación X, también prefieren productos eco friendly sin que el precio juegue un papel fundamental.

Ni que decir de la generación Z, posterior a los millennials, que representan el 25.4% de la población mundial y son los verdaderos nativos digitales que “mapean” perfectamente a las marcas antes de otorgarles su cariño. Ellos buscan la autenticidad y transparencia de las empresas, quieren conocer su historia, los procesos de producción y sus valores. Buscan identificarse con un contexto ecologista, ya que el cuidado del medio ambiente, sobre todo en la industria alimenticia, es una de sus principales preocupaciones.

Entre estas generaciones que mueven la economía en mayor o menor medida, el green marketing ha tomado gran relevancia, pues cada vez son más las marcas que establecen propuestas para construir una reputación comprometida con el medio ambiente.

Coca-Cola, al ser una compañía que se preocupa por el cuidado y preservación del medio ambiente, alinea su estrategia de mercadotecnia hacia esta filosofía al impulsar diversas iniciativas que buscan dejar una huella positiva. Entre sus principales acciones se encuentra convertir el 100% de sus presentaciones en material reciclable, además de impulsar el reciclaje de PET en sus plantas Petstar e IMER, que procesan 85,000 toneladas cada año, lo que equivale a más de 4 mil millones de botellas.

Por su parte, Danone también ha tomado medidas para reducir el impacto de sus productos en el medio ambiente, reduciendo el 35% de energía eléctrica empleada en la producción de leche y el 31% del gramaje de todos sus empaques. Kellogg’s, entre sus iniciativas, cuenta con el proyecto “Pensando Fuera de la Caja”, que ha logrado que todas las cajas de cereal sean producidas 100% de cartón reciclado.

El green marketing no se trata de unirse a movimientos ecologistas al por mayor, sino de seleccionar una problemática relacionada con nuestra empresa, como lo hace la refresquera, plantear iniciativas para erradicarla cuidando su alineación con la marca, y desarrollar mensajes que destaquen de forma transparente las causas, cualidades, tácticas y beneficios, para así poder cubrir la inquietud ecológica del consumidor y cumplir con la porción de responsabilidad social que a cada empresa le corresponde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *